UNA ECONOMIA ARRAIGADA
 
TRAMAS Y SENDEROS
 
SINGAPUR
 
OBAMA, MCCAIN Y EL CAMBIO CLIMATICO
 
LORD ACTON
 
LIBERALISMO POLITICO
 
LA INTERNACIONAL LIBERAL
 
LA FAMILIA, UN ASUNTO DE ACTUALIDAD
 
LA DIGNIDAD HUMANA EN EL CENTRO
 
IDEAS SOBRE LIBERTAD
 
GOBIERNO Y BIEN COMUN
 
GLOBALIZACION DE LA PAZ
 
EL FUTURO DEL INCEP
 
EL DESARROLLO HUMANO COMO EJE
 
EL DESARROLLISMO DE OSVALDO SUNKEL
 
DIA INTERNACIONAL DE LA DEMOCRACIA
 
DERECHOS Y LIBERTADES PARA TODOS
 

Retomar el centro.

 
Óscar Álvarez
 

Costa Rica debe retomar los valores y las prácticas del centro político, especialmente la fraternidad, la paz social, la tolerancia, la libertad y la democracia.

Hay que recuperar la cultura de paz caracterizada por la moderación, el equilibrio y la sensatez. Hay que reconstruir el balance entre la libertad y la justicia avanzando hacia el desarrollo humano integral. Esa será la mejor vía para que nuestra democracia sea sostenible y duradera.

Al regresar a Costa Rica noto que mi país se ha polarizado. De esa polarización podría nacer más adelante una confrontación de insospechadas consecuencias negativas.  Tan pronto como sea posible el país debería volver al centro, es decir el punto que nos dio la armonía social que hemos disfrutado durante décadas.

El fin de la economía no debe ser el mercado o el estado sino el desarrollo humano; la dignidad y el bienestar de las personas.  

El estado debe estar al servicio del bien común. Como dijo el Mahatma Gandhi: “ Lo que debemos fomentar...no es el bien de unos pocos, ni tampoco el bien de muchos, sino el bien de todos.”

La América Latina ha hecho su tránsito desde las dictaduras de seguridad nacional hasta las democracias representativas y ahora hacia los nuevos gobiernos de izquierda, tanto moderados como radicales. Una vez más el péndulo se ha movido desde un extremo a otro. Esa ha sido la historia de nuestra América: una crónica de intolerancias, dogmas, violencias y extremismos. En ese contexto histórico, Costa Rica ha sido, casi siempre, la excepción, el faro iluminador y la esperanza para la región.

Costa Rica debe evitar el camino de la polarización, de la lucha de clases y de la pugna entre ideologías.  Debe volver al humanismo, a la cultura cívica y a la estrategia de crecimiento con equidad. Debe buscar nuevamente el camino medio de la prudencia y la mesura, la convergencia, el diálogo social y el consenso.

 Hay que evitar los extremismos y construir soluciones costarricenses a los problemas costarricenses. Hay que proteger el presente y el futuro de nuestra democracia, que puede ser amenazada tanto por la arrogancia de los de arriba como por el resentimiento de los de abajo. Como dijo el sabio chino Lao Tsé: “Para gobernar a los hombres y servir al cielo, nada vale tanto como la moderación”. La democracia será moderada o no será.

Hay una verdad más importante que cualquier ideología política y cualquier acuerdo comercial y es que todos los costarricenses somos hermanos con la misma dignidad  e iguales en derechos y obligaciones. Hay que construir una agenda nacional de desarrollo en la que todos estemos dignamente representados. Costa Rica debe ser la casa común de todos los costarricenses.

 
 
 
 
 

 

 
 
<.html>