UNA ECONOMIA ARRAIGADA
 
TRAMAS Y SENDEROS
 
SINGAPUR
 
OBAMA, MCCAIN Y EL CAMBIO CLIMATICO
 
LORD ACTON
 
LIBERALISMO POLITICO
 
LA INTERNACIONAL LIBERAL
 
LA FAMILIA, UN ASUNTO DE ACTUALIDAD
 
LA DIGNIDAD HUMANA EN EL CENTRO
 
IDEAS SOBRE LIBERTAD
 
GOBIERNO Y BIEN COMUN
 
GLOBALIZACION DE LA PAZ
 
EL FUTURO DEL INCEP
 
EL DESARROLLO HUMANO COMO EJE
 
EL DESARROLLISMO DE OSVALDO SUNKEL
 
DIA INTERNACIONAL DE LA DEMOCRACIA
 
DERECHOS Y LIBERTADES PARA TODOS
 

Sin pluralismo no hay democracia.

 
Óscar Álvarez Araya
 

Sin pluralismo no hay verdadera democracia !. La democracia es una forma de vida y de gobierno sustentada en la voluntad de la mayoría del pueblo. Pero el pueblo se caracteriza por la diversidad y el pluralismo. Una sociedad democrática debe ser necesariamente una sociedad pluralista en la cual conviven en un clima de tolerancia diferentes grupos económicos, sociales, polìticos y culturales.

La defensa de la democracia pasa, entonces, por la defensa del pluralismo en sus diferentes manifestaciones. Los sistemas totalitarios constituyen las expresiones más perfectas de la negación del pluralismo. El Nacional Socialismo alemàn, el Fascismo italiano y el Stalinismo de la Uniòn Soviètica fueron ejemplos de antologìa de tales tendencias. Son sistemas de partido ùnico en los que la discrepancia constituyò un delito. Corea del Norte en Asia y Cuba en Amèrica son reliquias totalitarias de la Guerra Frìa. 

El pluralismo es fuente de vitalidad para una democracia verdaderamente representativa y participativa. Anima el fortalecimiento de la sociedad civil.

A diferencia de las dictaduras de partido ùnico, las democracias pluralistas estàn conformadas por sistemas polìticos bipartidistas, tripartidistas o multipartidistas. Y el pluralismo llega muchas veces hasta el seno mismo de los partidos polìticos.

Existe el pluralismo político, ideológico, social, económico y cultural.

El pluralismo político se expresa a través de la libre organización y participación de partidos políticos en elecciones y otras formas de la vida social. Sin elecciones libres, justas y competitivas no está garantizado desde luego el pluralismo político ni la participaciòn democràtica de los ciudadanos.
La democracia es inconcebible sin elecciones pluralistas. Pero la democracia no se agota en esas elecciones pluralistas. Adolfo Hitler y Alfredo Fujimori ganaron el gobierno a travès de elecciones democràticas.Una vez instalados en el poder establecieron sistemas dictatoriales. Hay que distinguir, entonces, entre el acceso democràtico al poder y el ejercicio democràtico del mismo.

El pluralismo ideológico se caracteriza por el respeto, la tolerancia, el reconocimiento y la libre expresión de las distintas ideas, doctrinas, creencias, valores y opiniones. Gracias a un clima de libertad de pensamiento y de expresión la sociedad se beneficia del diálogo y el debate de puntos de vista diferentes y hasta opuestos entre sí. Como escribió el intelectual Georges Vedel: “ La democracia es un sistema de diálogos.” Y de los diálogos en una sociedad pluralista y democrática nace mejor la verdad, o mejor aún, las verdades.  

Existe también el pluralismo social que permite la libre asociaciòn de las personas en las más diversas organizaciones de la sociedad civil y el pluralismo económico que hace posible la coexistencia pacìfica de diversas formas de actividad económica, de propiedad y de gestión de la misma.

Asimismo, el pluralismo cultural y religioso que permite a los pueblos y personas la libre expresión, la tolerancia, el diàlogo y hasta la cooperaciòn entre diferentes tradiciones culturales y religiosas. Finalmente una sociedad democrática debe aceptar la existencia de un pluralismo jurídico entendido como la autonomía administrativa y política que corresponde a los  gobiernos locales y de provincia en el marco del estado de derecho.

El dogmatismo, las dictaduras de partido ùnico, la intolerancia y el fundamentalismo constituyen algunos de los principales adversarios del pluralismo. Los que pretenden tener el monopolio de la verdad, amenazan la democracia.

 Como escribió el Benemérito de la Patria costarricense don Alejandro Aguilar Machado: “ Hoy suelen formarse monopolios ideológicos... que pretenden ejercer una hegemonía absoluta ahogando con ello el derecho de pensar que, como lo afirman los espíritus selectos, envuelve, asimismo, el derecho a equivocarse.” Por el contrario, en la diversidad, en la discrepancia y el pluralismo se favorece el derecho a pensar y se afianza la democracia.

oalvarez@oscaralvarez.co.cr

 
 
 

 

 
 
<.html>