UNA ECONOMIA ARRAIGADA
 
TRAMAS Y SENDEROS
 
SINGAPUR
 
OBAMA, MCCAIN Y EL CAMBIO CLIMATICO
 
LORD ACTON
 
LIBERALISMO POLITICO
 
LA INTERNACIONAL LIBERAL
 
LA FAMILIA, UN ASUNTO DE ACTUALIDAD
 
LA DIGNIDAD HUMANA EN EL CENTRO
 
IDEAS SOBRE LIBERTAD
 
GOBIERNO Y BIEN COMUN
 
GLOBALIZACION DE LA PAZ
 
EL FUTURO DEL INCEP
 
EL DESARROLLO HUMANO COMO EJE
 
EL DESARROLLISMO DE OSVALDO SUNKEL
 
DIA INTERNACIONAL DE LA DEMOCRACIA
 
DERECHOS Y LIBERTADES PARA TODOS
 

Globalización de la paz

 
Óscar Álvarez Araya, Ph.D.
 

La cultura de paz es un conjunto de creencias, valores, instituciones, actitudes y normas de acción que tienden a  justificar, favorecer y legitimar la paz. Tal es el pensamiento de los grandes autores de la Irenología o Ciencia de la Paz.

Entre los valores que caracterizan a una cultura de paz podemos destacar el  respeto a la vida,  la tolerancia, la no-violencia, la democracia, la libertad, la solidaridad y la justicia.

En cuanto a las actitudes propias de una cultura de paz se incluyen: la actitud pluralista, la confianza en el otro, la actitud abierta al diálogo y la negociación y la actitud democrática, participativa, no-autoritaria, no-violenta y concertadora.

En términos generales los sistemas democráticos son más afines a la cultura de paz que los sistemas autoritarios o dictatoriales, pues resuelven y procesan los conflictos de una manera más pacífica. Sin embargo aún en los sistemas más democráticos tenemos la obligación ética de trabajar por la paz y la no-violencia. Como escribió Dante Vetón: “Si quieres la paz, prepara la paz, proclama la paz, trabaja por la paz, construye un entorno de paz.” Una paz entendida como fruto de la justicia, del desarrollo y del respeto integral y universal a los derechos humanos.

Qué podemos hacer para fortalecer la cultura de paz en Costa Rica y en el mundo en general?  Hay muchos caminos. Uno de ellos es fomentar los valores y las actitudes de paz por medio de la educación en las familias, comunidades, escuelas, colegios y universidades.

Otra vía es recurrir a los medios de comunicación tales como la televisión, la prensa y el internet para transmitir cultura de paz.

Otro camino es promover la solución pacífica de los conflictos por medio de técnicas como la mediación, la negociación, el arbitraje y la conciliación.

Y existe también la opción de trabajar desactivando las causas de los conflictos en el seno de la familia, donde se gesta tanto la cultura de la violencia como la cultura de paz. La familia debe ser la primera escuela de la armonía social. Hay que construir familias fuertes y renovadas conforme a los valores y las actitudes propias de la cultura de paz.

Asimismo es esencial promover el diálogo y la cooperación interreligiosa así como la armonía internacional, la renovación y democratización de las Naciones Unidas y la construcción de una cultura global de paz que trascienda las barreras raciales, nacionales, religiosas y culturales.

En fin convertirnos con humildad en constructores de la globalización de la paz.

 
 
 
 
 

 

 
 
<.html>