UNA ECONOMIA ARRAIGADA
 
TRAMAS Y SENDEROS
 
SINGAPUR
 
OBAMA, MCCAIN Y EL CAMBIO CLIMATICO
 
LORD ACTON
 
LIBERALISMO POLITICO
 
LA INTERNACIONAL LIBERAL
 
LA FAMILIA, UN ASUNTO DE ACTUALIDAD
 
LA DIGNIDAD HUMANA EN EL CENTRO
 
IDEAS SOBRE LIBERTAD
 
GOBIERNO Y BIEN COMUN
 
GLOBALIZACION DE LA PAZ
 
EL FUTURO DEL INCEP
 
EL DESARROLLO HUMANO COMO EJE
 
EL DESARROLLISMO DE OSVALDO SUNKEL
 
DIA INTERNACIONAL DE LA DEMOCRACIA
 
DERECHOS Y LIBERTADES PARA TODOS
 

La familia, un asunto de actualidad

 
Óscar Álvarez Araya, Ph.D.
 

La familia es el núcleo fundamental de la sociedad, la unidad básica para el desarrollo humano integral y uno de los postulados angulares del humanismo cristiano. La supervivencia y el fortalecimiento de la familia es parte esencial del bien común.

En palabras de Su Santidad Juan Pablo II: “La familia es una comunidad de personas, la más pequeña célula social y como tal es una institución fundamental para la vida de una sociedad.”

Es también el lugar primordial para el diálogo entre generaciones y la primera escuela de la vida.

Una sociedad en la que se desintegra la familia, es una sociedad que anuncia su propia desintegración. Que es lo que estamos viviendo. La inmensa oleada de criminalidad, consumo de drogas e inseguridad ciudadana es en parte causa y efecto de la desintegración familiar.

La defensa de la familia no es solamente un asunto de religión o de los católicos, es también un asunto del máximo interés social en el que se involucra la posibilidad de una sociedad más ética, más segura y más humana. Si queremos vivir en un entorno más sano hay que luchar, es cierto, para reducir la pobreza, el desempleo y las grandes desigualdades, pero también al mismo tiempo hay que defender y fortalecer la familia.

Es en el seno de la familia donde debe empezar la lucha por la humanización, por los valores, por el desarrollo humano integral y por la seguridad ciudadana. Y sin embargo hay una tendencia a olvidarse de la agenda de familia como si fuera un asunto anticuado.

Es urgente definir y ejecutar políticas públicas que tengan como norte el fomento, la protección y el fortalecimiento de la familia. Como se establece en la Convención Americana sobre Derechos Humanos: “La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado.”

La familia, basada en la pareja estable y en la colaboración y equidad entre un hombre y una mujer ha de ser la primera escuela de amor, perdón, servicio a los demás, cooperación, solidaridad y convivencia social.

También debe ser la primera escuela de no-violencia, de seguridad ciudadana así como de prevención y resolución pacífica de los conflictos. La violencia doméstica es una verdadera calamidad y produce daños físicos y psicológicos a quienes la sufren tanto como a quienes la presencian

La familia debe ser una comunidad y una escuela de diálogo, de libertad y de justicia comprometida en la formación de personas con valores y ciudadanos con derechos y responsabilidades y dispuestos a servir al bien común. . Es en la familia donde podemos comenzar el itinerario de la humanización.

En el contexto de las familias hay que velar por el respeto a los derechos de  los hombres, de las mujeres y de los niños, especialmente de los que aún no han nacido pero que ya son seres humanos vivos.

La persona es el centro y el sujeto de la familia. La persona existe desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Cada hombre y cada mujer es un ser humano único, digno, libre y espiritual, hecho a imágen y semejanza del Creador.

La familia es un asunto de actualidad.

 
 
 
 
 

 

 
 
<.html>