UNA ECONOMIA ARRAIGADA
 
TRAMAS Y SENDEROS
 
SINGAPUR
 
OBAMA, MCCAIN Y EL CAMBIO CLIMATICO
 
LORD ACTON
 
LIBERALISMO POLITICO
 
LA INTERNACIONAL LIBERAL
 
LA FAMILIA, UN ASUNTO DE ACTUALIDAD
 
LA DIGNIDAD HUMANA EN EL CENTRO
 
IDEAS SOBRE LIBERTAD
 
GOBIERNO Y BIEN COMUN
 
GLOBALIZACION DE LA PAZ
 
EL FUTURO DEL INCEP
 
EL DESARROLLO HUMANO COMO EJE
 
EL DESARROLLISMO DE OSVALDO SUNKEL
 
DIA INTERNACIONAL DE LA DEMOCRACIA
 
DERECHOS Y LIBERTADES PARA TODOS
 

Democracia duradera.

 
Óscar Álvarez
 

 El movimiento democrático lucha para establecer o fundar la democracia allí donde no existe, para consolidarla donde está vigente, perfeccionarla donde ya está consolidada y defenderla donde está amenazada. En términos generales trata de fundar y construir democracias duraderas.

Una democracia duradera se basa en los valores de la libertad, la igualdad, la justicia y la solidaridad, que son interdependientes y de la misma importancia para promover la dignidad humana.

La libertad y la igualdad no son contradictorias, sino más bien complementarias. El arte de la política democrática consiste en balancear los valores fundamentales sin excluir a alguno de ellos. El sentido de la democracia es promover el desarrollo, la dignidad y el bienestar de los seres humanos.

La paz es otro valor esencial de la democracia. La paz entendida como algo mucho más profundo que la simple ausencia de guerra. La paz nacida de un clima de tolerancia, no-violencia y reconciliación. Sin paz social y cultura cívica la democracia no es sostenible.

En la América Latina el péndulo histórico se ha movido desde el autoritarismo hacia la democracia y luego de nuevo hacia el autoritarismo. En la mayoría de los países la democracia no ha sido sostenible. Diversos factores han incidido en su crisis y decadencia: la corrupción, las luchas por el poder, la fragmentación parlamentaria, la intolerancia, los extremismos de diferentes tipos, el partidismo por encima del interés nacional, el estilo confrontativo de hacer política, la crisis económica y la desigualdad social, entre otros. Al final del proceso de decadencia vino un golpe de estado, militar o civil, o un líder autoritario se apropió del sistema desde adentro a través de las elecciones. Y en fin de diversas maneras se terminó la democracia.

La democracia debe respetar, promover y salvaguardar la libertad y los derechos humanos, tanto políticos, como económicos y sociales. Los derechos humanos no deben ser opcionales o intercambiables. Hay regímenes que ofrecen libertades o derechos en el terreno económico a cambio del sacrificio de las libertades o derechos políticos y viceversa, hay regímenes que ofrecen libertades políticas a cambio de la ausencia de derechos en el ámbito económico.

La democracia y los derechos humanos son a la vez medios y fines que potencian la dignidad humana. Sin estado de derecho no hay democracia duradera. Y sin respeto a los derechos humanos fundamentales no existe el verdadero estado de derecho. Los derechos humanos sólo pueden ser garantizados por la verdadera democracia que es pluralista y participativa.

Los partidos políticos constituyen la piedra angular de la democracia. Allí donde mueren los partidos, allí también va muriendo la democracia. Hay diferentes tipos de democracia, pero todas deben empezar con elecciones libres de los gobernantes en procesos también libres, abiertos, justos y realmente competitivos entre diferentes partidos políticos. Los enemigos abiertos o solapados de la política o de los partidos políticos son, posiblemente sin saberlo, enemigos mortíferos de la democracia. Son los profetas de la anti-política que cavan la tumba de la democracia. 

La democracia es el gobierno nacido de la mayoría del pueblo con respeto a los derechos de las minorías. Es un camino y también es una meta o un ideal que nunca se logra completamente. La democracia perfecta no existe en ningún país y posiblemente en ningún planeta. Pero cada vez que un pueblo se cansa y cesa de luchar por ese ideal, entonces renacen los autoritarismos o peor aún, los totalitarismos, no importa de que signo o condición.

La democracia se valora especialmente cuando se pierde. Cuando dejamos de movernos hacia el ideal democrático y empezamos a vivir la experiencia del poder en bruto, sin límites, de la tiranía. Y entonces el pensador suizo  Juan Jacobo Rousseau nos recuerda que la lucha continúa por “la libertad, la igualdad y la fraternidad”, es decir por la democracia duradera.

 
 
 
 
 

 

 
 
<.html>